bg
 
siguenos en: bot-rss bot-linked bot-twitter

"Las consecuencias del cambio climático no son marginales para Uruguay"

 

rucksbaja

A cuatro años de la creación del Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático (SNRCC) se ha avanzado mucho en el  trabajo conjunto entre las instituciones que lo componen. El Presidente de su Grupo de Coordinación y Director Nacional de Medio Ambiente, Jorge Rucks, habla de los mayores retos para nuestro país en este tema de importancia global y local.

 
¿Cuál es el principal desafío en el diseño e implementación de políticas para el cambio climático en Uruguay?
El primero es entender el rol del país en el escenario internacional de cambio climático, que es un tema en el que Uruguay, por sus dimensiones y volumen de emisiones de gases efecto invernadero, es absolutamente marginal en su incidencia, pero que no lo es en las consecuencias del cambio climático, determinada por una vulnerabilidad muy fuerte de algunos sectores que requieren respuesta desde el Estado y la sociedad en su conjunto.  Somos víctimas de un cambio que se genera por factores externos al país, por aquellos países de mayor desarrollo relativo que han hecho un “consumo” de la atmósfera más allá de las capacidades a partir de la generación de gases de efecto invernadero. Esta extralimitación determina situaciones de cambio en el clima que son derivados de factores antropogénicos, que se unen a aquellos factores dados por la propia dinámica de la naturaleza. 
Hoy nos enfrentamos a la necesidad de adaptarnos a estas nuevas condiciones, que inciden en los aspectos físicos, biológicos (los ecosistemas) y en lo social. En donde las vulnerabilidades sociales de determinados sectores a los procesos de cambio climático tienen una incidencia muy importante. 
¿Qué es lo que se ha planteado el SNRCC como grandes líneas?
Las prioridades en cambio climático están dadas por los esfuerzos que necesitamos de adaptación para tener condiciones de resiliencia que sean de menor impacto negativo posible, así como también aprovechar aquellas condiciones positivas. 
Cuando se planteó la creación del SNRCC, la discusión en gran medida fue  la de cómo se ubica el país y dónde están las prioridades, y ahí surgieron reclamos de tipo político en relación con aquellos países de mayor desarrollo, que son los que han generado una mayor presión sobre el clima, y que necesariamente tengan la responsabilidad de colaborar en los procesos de adaptación de los países que han tenido un desarrollo menor. 
Esto no quita que los esfuerzos que hace el país no incorporen una visión de las responsabilidades en la mitigación, la que debe ser parte de la política nacional aunque la adaptación sea el tema prioritario. 
¿Cuáles han sido los mayores avances de Uruguay? 
Hemos avanzado con bastante seguridad en algunos aspectos de respuesta. Por lo pronto, hemos generado un Plan Nacional de Respuesta al Cambio Climático que plantea los grandes compromisos y objetivos de las instituciones para responder ante el cambio climático.
Evidentemente, los esfuerzos de adaptación dependen mucho de las condiciones locales y en ese sentido ha habido un esfuerzo muy grande también desde las Intendencias y de acuerdos interdepartamentales, como se dio en el caso del área metropolitana con el Proyecto TACC (Enfoque Territorial del Cambio Climático, por sus siglas en inglés). Este proyecto identificó las medidas que en conjunto pueden tomar las Intendencias para los problemas de adaptación y cambio climático; las Intendencias han desarrollado las propuestas a nivel de proyectos concretos y están trabajando en la línea de bajar a nivel local lo que son las políticas nacionales y lo que son también las responsabilidades internacionales. 
Por otro lado, en algunos temas que hacen a los grandes sectores, por ejemplo en cuanto a las responsabilidades de las emisiones, se ha avanzado con las instituciones responsables de las políticas sectoriales como el caso del sector energético.  También por ejemplo para el sector de la producción agropecuaria, se están desarrollando análisis e instrumentos para verificar los niveles de emisión y con esto poder analizar formas y mecanismos de mitigar las emisiones introduciendo estos mecanismos de reducción a las políticas de desarrollo propias del sector.
Una combinación de adaptación y mitigación...
Muchas veces las acciones de mitigación y adaptación se entrelazan, como lo es el caso del Ministerio de Industria Energía y Minería (MIEM) por la coincidencia que se da del propio desarrollo de la política nacional de trabajar sobre la sustitución de la generación a partir de hidrocarburos y promover en su lugar el uso de energías renovables y  energías limpias, algunas de estas últimas que deben también adaptarse ya que responden de forma variada ante el clima. Ahí hay una buena coincidencia, no se contraponen y se complementan. Aunque siempre pueda existir una dependencia de los hidrocarburos, la política tiende a su sustitución y eso es importante. 
También el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) ha avanzado mucho observando los aspectos que desde el cambio climático inciden en el sector, por ejemplo,  identificando dónde están las vulnerabilidades geográficas o sectoriales, de los sistemas productivos nacionales, para poder diseñar mejores políticas de respuesta dirigidas a las reales necesidades de adaptación al cambio climático.  Los procesos de sequía que el país ha sufrido muestran que hay que hacer esfuerzos grandes en trabajar sobre la accesibilidad a los recursos hídricos y hacer del agua un recurso manejable y accesible para la producción en momentos de angustias hídricas. 
Hay un proyecto desarrollado para promover el uso del riego, la conservación del agua, de la retención y manejo a través de represas de distinto tipo, para poder disponer de agua en momentos que hay déficit. Hay esfuerzos importantes que se vuelcan al SNRCC y que lo enriquecen, porque son instituciones que van a la cabeza, ya que son clave para el desarrollo del país. 
El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), a través de la Unidad de Cambio Climático, que ha sido responsable del seguimiento y monitoreo en este tema, ha trabajado a partir de la responsabilidad de la elaboración de los Comunicaciones Nacionales (ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático) integrando las distintas visiones  e información que surge desde lo sectorial, construyendo una visón de país. También se ha desarrollado un proyecto de adaptación costera, ejecutado por la misma Unidad.  
Son esfuerzos que el MVOTMA ha venido haciendo y que de alguna manera también alimentan al Ministerio de Relaciones Exteriores (MRREE) en la política internacional en relación al cambio climático, hay una interacción muy fuerte entre lo que se genera en las instituciones nacionales, que se transfiere para fortalecer al país en la negociación de un tema que es esencialmente de carácter internacional. 
¿Cuáles serían los temas por mejorar? 
La respuesta a la variabilidad del cambio climático se  ha desarrollado con bastante asimetría. Uno pretende que el SNRCC  funcione como un conjunto de todas aquellas instituciones comprometidas, pero éstas no tienen el mismo grado de desarrollo de sus capacidades para dar respuesta al cambio climático: evidentemente, la presión del sector agropecuario frente a una sequía que angustia todo el proceso productivo y que tiene un impacto económico muy grande en el país hace que el área responsable de ese sector tienda a tener capacidades fuertes para dar una respuesta acorde a esa vulnerabilidad. 
Hay muchos sectores en los que no ha pasado eso y hay una asimetría de respuesta y capacidades. Se ha trabajado mucho, por ejemplo, con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y éste ha avanzado dando respuestas a una serie de aspectos, aún reconociendo que necesita fortalecer sus capacidades. 
Otro caso es el del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), que ni siquiera está integrado al SNRCC. Cuando se arma y estructura el SNRCC no se lo incorpora y es el ministerio que tiene la visión integral de las vulnerabilidades sociales, que pueden estar vinculadas al cambio climático.  La incorporación del MIDES es muy importante y hay que hacerla formalmente, así como también fortalecer su capacidad para dar respuesta.  El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) tampoco está integrado al SNRCC, y  el tema del transporte es central. Lo importante es que el SNRCC los ha identificado y ha propuesto su integración. También es importante fortalecer la articulación con las organizaciones de la sociedad civil y la academia. 

 

 
 
Copyright © 2011 - Zabala 1432 piso 2  - 11100 Montevideo  -  Teléfono +598.29170710 int 1229 / 1231
Desarrollo por PRO INTERNACIONAL
Apoya: apoyan
scroll to top